Homensaje a Emily Davison, la sufragista que fue arrollada por el caballo del rey Jorge V en el Derby de Epsom en 1913. Este es un intento de dar dignificar su muerte, de imaginarla a día de hoy, sonriendo al caballo Anmer, con una mirada que dice “¡Lo hemos conseguido!”. Quiso poner una banda en forma de lazo, de rayas moradas y verdes, que ponía “Votes for Women”, pero en esa operación tan arriesgada, atinó mal y el caballo se la llevó por delante, cayendo al suelo el animal, su jinete y ella. Ella murió 4 días después. Su accidente fue retrasmitido en directo a medio mundo y cinco años después, las mujeres pudieron votar en el Reino Unido. Producto de sus actos en contra de la opresión y de la violación de los derechos de la mujer, fue detenida y encarcelada numerosas veces.

Desde aquí, todo mi apoyo al feminismo, porque un siglo después, todavía queda mucho que hacer, todavía se nos cuestiona cuando denunciamos los privilegios que el patriarcado otorga a los hombres, todavía se entablan discusiones que dentro de un siglo se verán ridículas y absurdas pero que en la actualidad son nuestra batalla. Estoy segura de que obtendremos muchos logros, habrán costado mucho dolor, mucha rabia e impotencia.

 Llevaba queriendo hacer esta foto desde hará unos 8 meses, así que cuando Mara Hernandez quiso contar conmigo como modelo para un shooting con caballos y me permitió hacer un par de fotos, sentí fuego en el vientre. Este es Cafú, un semental de 20 años maravilloso que hizo las delicias de los fotógrafos durante una tarde. El maquillaje corre de la mano de Susana Álvarez, mi sistente de cámara fue Gema Muñoz Jandra y Guillermo Mateo López está detrás de la realización de la banda, que luce colgada ahora en las paredes de casa.