Copias disponibles en diferentes tamaños.

A propósito de la exposición que os propuse, sobre el sexo interpretado por mujeres, retomo mi serie “Pinchar”, probablemente uno de los trabajos más duros para mí, bajo uno de los temas que más me avergüenzan. Esta vez hablo de los sueños eróticos ¿quién no los tiene? Yo los tengo, pero tengo un problema desde hace años (por si hay algún psicólogo/a en la sala). Me pasa que por muy apetitosa que sea la situación, por muy exitada que esté, por muy a huevo que tenga folleteo, nunca se consuma nada. Si me masturbo, siempre aparece alguien que me interrumpe, desde amigos, hasta familiares. Si me voy a tirar a alguien, no consigo llegar a la penetración. También me pasa que puedo estar en espacios públicos, donde me ve y juzga todo el mundo, cuando yo sólo quiero un poco de intimidad para llegar al orgasmo.

A pesar de que mi fotografía se considera muy erótica por los desnudos, estas son las únicas fotos donde hablo sobre sexo, uno de mis enormes problemas, con vaivenes, momentos de gloria y otros de inseguridad y angustia. Una de mis metas es hablar de sexo sin fotografías explícitas.