estoy yendo a un taller de Eva Sala y nos pidió una foto que para nosotras simbolizara la resiliencia. Esta es la mía. Casualmente, en casi todas las fotos que se presentaron aparecían personas amándose, apoyándose, cuidándose o sosteniéndose. Porque no sé cuál es vuestro asidero en esta vida, pero el mío es este. Esta pequeña familia que me he creado. La veo y a veces hasta deseo cambiar nuestros apellidos. Apellidarnos Lluvia, Meteorito, Hojas, Otoño o Queosjodan. Me da igual. Pero iniciar un nuevo árbol genealógico. Porque hemos creado una familia bajo un sistema consciente, reflexivo, en constante cuestionamiento y construcción. Es como si quisiéramos sacudirnos de un pasado genético que no nos deja avanzar. El cambio dentro de un entorno de cuidados y apoyo es una meta, un motivo de resistencia. El creerme que podemos hacer no ya de este mundo, si no de nosotres mismes, un universo diferente.

Guille, Luz. De vuestra carne quisiera hacer la mía.