Y con el beso se me llenaron los pulmones de tierra y empezaron a brotarme flores, tallos y hojas por la boca. Ahora tengo nuestras raíces en las entrañas y les canto canciones violeta. Ellas me responden ecos de un atardecer cálido, como los que nos despiden los días de verano.