Esta es la segunda fotografía que dediqué al proyecto sobre el Cambio Climático, encargado por la Fundación Atenea. La fábrica que más contamina de España es la Central térmica de Endesa, en As Pontes (Galicia), fábrica que quisiera fotografiar más adelante pero que, debido a los brutales recortes en cultura y la nefasta redistribuición del poco dinero que se ha otorgado, no he podido hacerlo, por lo que este proyecto está paralizado. De esta forma, investigué cuáles eran los focos más contaminantes de mi barrio en Madrid, Vallekas. Así fue como di con la mina de sepiolita, la mayor de Occidente, de la empresa Tolsa SA. Ya cuando te acercas, no sólo se nota la contaminación el aire, ese polvo molesto que dan ganas de darle al pause al mero acto de respirar. Ya el ruido que emite repercute en la contaminación acústica que, junto a la Carretera de Valencia, supone uno de los múltiples problemas para el Barrio de Santa Eugenia. Agrupaciones de vecinos se han encargado varias veces de denunciar esta situación, que además ha afectado al pinar colindante, un ecosistema con más de 480 especies de flora, donde además se han visto desde liebres, perdices y hasta una pareja de zorros, además de pasar por alto una zona de gran interés geológico. Tanto el cerro como alrededores están en proceso de reforestación, iniciativa llevada a cabo por los propios cuidadanos de Madrid. Han tenido indecibles problemas burocráticos y muy pocas ayudas económicas. No sólo esto. Este área está ahora amenazada por la especulación de los bancos y los fondos buitre.

La sepiolita es altamente tóxica, dado a su alto contenido en minerales fibrosos que entran en los pulmones o producen erupciones cutáneas. Los vecinos de Santa Eugenia llevan un gran listado de denuncias caidas en saco roto, con el absoluto silencio del Ayuntamiento de Madrid, el Ayuntamiento de Villa de Vallecas, el de Vicálvario y todos los municipios colindantes, pasándose la patata caliente unos a otros. No sólo esto. Agrupaciones como Greenpeace o Ecologistas en acción, guardan silencio sobre este caso. Son además unas protestas contra la mina que empezaron el los años 70, es decir, casi medio siglo de protestas y denuncias por una mina que da igual lo mucho que esté perjudicando a la población y a la naturaleza de la zona, si genera capital.

MÁS INFORMACIÓN
Cerro Almodóvar Verde
Facebook: Cerro Almodóvar Verde
Blogspot: cerroalmodovarverde
Twitter: @almodovar_verde