Cuando leí el pasaje de la muerte de la niñera de la Saga de Egil (s.XII) me quedé muy conmocionada. No son más de 11 versos (aquí abajo los pongo), pero contienen un dramatismo brutal. El padre de Egil tenía fama de ser un “hombre lobo”, vaya, que el señoro en cuestión era tela de violento y a veces le daban ataques de ira que podían acabar con la muerte de quienes lo rodeaban. En una ocasión, en unos juegos, casi mata a Egil y Thorgerd Brák, su cuidadora, tiradora de arco y hechicera, se atrevió a darle un toquecito, un “Ojo cuidado que vas a matar a tu hijo y yo lo estoy viendo”. Así que Skallagrím, el padre, la persiguió hasta el mar para matarla. Ella se lanzó al agua, pero el hijo del mal le tiró una piedra y ella no emergió. Egil quedó profundamente conmocionado por la muerte de Brákin y como tampoco se quedaba corto en cuanto a violencia se refiere, cogió y mató a un muy buen amigo de su padre. No se volvieron a hablar en todo el invierno y este ojo por ojo fue aceptado sin rechistar por Skallagrím.
Esta foto la hice en Bogarnes, justo en la roca desde la que Brákin se tiró al mar. En su memoria.

“(…) Era enuna ocasión en que se celebraba un juego de pelota de invierno en Sandvík, al surde Borg; Thórd y él jugaban contra Skallagrím, que quedó agotado mientras que ellos estaban más frescos. Pero por la noche, después de la puesta del sol, Egil empezó a cansarse, mientras que Grím se volvió tan fuerte que cogió a Thórd y, levantándolo, lo mató; luego cogió a Egil.
Skallagrím tenía una esclava llamada Thorgerd Brák, que había cuidado a Egil cuando era niño; era muy grande, fuerte como un hombre y muy hábil hechicera. Brák dijo: «Estás cogiendo a tu hijo, Skallagrím.» Skallagrím soltó entonces a Egil y la agarró a ella. Se soltó y escapó, y Skallagrím echó a correr detrás de ella; salieron hacia Digraness, saltó desde el acantilado al agua. Skallagrím le lanzó una gran piedra que le dio en la espalda, y ninguno de los dos volvió a salir nunca a la superficie; a ese lugar lo llaman ahora Brákarsund.
Esa misma noche, más tarde, cuando volvieron a Borg, Egil estaba enfadadísimo.Y cuando Skallagrím estaba sentado a la mesa con toda la gente, Egil aún no había acudido a su sitio; entró en la cocina y se acercó al hombre que dirigía los trabajos y la administración para Skallagrím, y que era el más querido por él. Egil le asestó un golpe de muerte y luego fue a su asiento. Y Skallagrím no dijo nada, y hubo tranquilidad desde entonces, pero padre e hijo no se hablaron durante ese invierno, ni para bien ni para mal”.
STURLUSON, SNORRI SAGA DE EGIL SKALLA-GRIMSON