Modelos: Viceli Flores y yo.

Así llamaban a esas dos medias gotas que conforman el Ying Yang: fluyen, se entrelazan, conforman un todo fluido y complementario, una unión de fuerzas que se buscan… unas veces independientes, otras fusionadas, otras como consecuencia la una de la otra. Pero más allá de su simbología, lo que me motivó a hacer esta foto fue un sentido agradecimiento o una especie de vínculo que me genera estar con los/as modelos. Normalmente, si estoy cómoda o nos sobra algo de tiempo, suelo aprovechar mis talleres para sacar alguna fotillo e incluso si estoy animada, poso yo también.

Tras 10 años de trabajo en el sector, sobre todo en el de fotografía de desnudo, tiendo a ponerme en la piel de quienes trabajan conmigo. Con Viceli, primera mujer racializada con la que he trabajado, todo corrió como la seda. Es una mujer fuerte, paciente, amable, segura de sí misma. Y le agradezco infinito que posara para esta idea loca, que para nada fue fácil. Le agradezco su tiempo y profesionalidad y si andáis por la zona (Puertollano-Ciudad Real) os la recomiendo infinito.

Realicé esta imagen en mi Taller “El cuerpo más allá del desnudo” en Puertollano, organizado por el Club Manchego de Fotografía.

Quisiera agradecer también a Nuria Nieto, Francisca, Paqui Silva y Oscar Galan que nos echaran un cable para hacer la foto. Fue un gran trabajo en equipo y sin vosotros no habría logrado hacerla.