Título: Small size.
Copias disponibles en diferentes tamaños.

Me da algo de reparo decirlo. O más bien, siento impotencia, cierta humillación sobre el hecho. Mi niña, mi Luz, pesa poco. En concreto, 2 kilos con 35 semanas, vaya: a un mes del parto. Os arrancaría la cabeza a todas y cada una de las personas que me repiten, una y otra vez, todos los días, que mi tripa es demasiado pequeña y que coma más. También lo comentan entre ellos y con terceros. Supongo que siento esto porque tienen razón y yo ya estoy lo sufientemente cansada y preocupada como para no querer escucharlo más. Todo esto, unido a la inquietud que me produce el hecho, tenía que canalizarlo en una foto. Tengo en el vientre un pajarillo que aletea, que se expande y contrae, que cada vez que la veo en ecografías abre y cierra la boca, como intentando decirme algo. Se me deben de estar escurriendo sus plumas entre las piernas, debe de estar gastando parte de sus energías en intentar volar. Y yo le digo que en breve la llevaré a surcar los cielos de la vida desde las estrellas, los árboles y las cimas de las montañas, desde mis hombros y mi pecho, desde todas las miradas que se derraman en el sol.

—————————————————————————–

El vestido de la foto me lo regalaron mis compis de danza. Cuando me lo dieron pensé “Mira estas flipadas, el vestido enorme que me acaban de regalar, si aquí caben tres Leilas”. Pues mirad, junto a otros dos vestidos, es el único que ahora me pongo y ahora me cabe ¡Gracias, chicas! Os quiero